viernes, 7 de diciembre de 2007

Navidad

Que terrible!, viene ya la navidad y tanto qué hacer... Este find e semana iremos a la casa de la familia de Víctor en San Felipe. La fiesta de Navidad la pasaremos con mi familia. Todo ya organizado, pero no tenemos aún ningún regalo. Afortuandamente los niños no saben de pedir regalos. Joaquín quiere dulces y Felipe por suerte no habla todavía, jiji. Pero de todas maneras son tantos los detalles que cubrir, que el Espíritu navideño, se vuelve estres y cansancio. ¿Cómo hacer para no perder el verdadero sentido de la Navidad? ¿Cómo mantener el deseo de recordar más a Jesucristo?.... Creo que cada vez se vuelve algo más difícil.